viernes, 21 de noviembre de 2014

ARRE, PONY

 Si bien es una tendencia que se asoma ligeramente sobre países occidentales, en Asia el cabello de pony no es la gran cosa.
 Los cabellos de colores fantasía siempre logran destacarse y siempre fruncirán algún ceño, al menos en las calles de Lima, sí.


LOS OJOS DE LA SOCIEDAD


 Desde que llevo azul en el cabello me he topado con situaciones curiosas. Unas no tan gratas de recordar y unas cuantas otras que me han servido de anécdota con los amigos.


 Obviamente yo no soy la única chica en Lima que tiene el cabello de color atípico pero cada vez que se me ocurre salir a dar una vuelta es inevitable sentirme rara con todas esas miradas sobre mi cabeza.

 Personalmente me siento acostumbrada a todo tipo de miradas y frases ya que, antes de teñirme, la gente veía rara mi forma de vestir y mi perfo (yo siempre me siento normal ._.) pero lo ideal sería que simplemente sea una más caminando por la calle.

 Recuerdo cuando bajaba un puente y en mi dirección subía una familia (padre, madre e hija pequeña) y no me percaté de ellos hasta que el señor dijo: "Mira, qué bonito color de cabello" sonriéndole a su hijita mientras su esposa me veía como "WTF? NO, GUÁCALA". Yo sólo les vi con mi cara de pocos amigos y seguí de largo. Suelo no reaccionar ni bien ni mal frente a ese tipo de cosas.

 Tal vez un mal recuerdo haya sido una tarde frente a una alameda cuando esperaba a cruzar la calle y de pronto una moto se medio detuvo frente a mí y el conductor me gritó: "Eres idiota para pintarte así?". Sinceramente preferiría no recibir ningún tipo de comentario, ni bueno ni malo pero por más que lo quiera seguirá pasando.

 Sucede que muchos creen que cuando una persona opta por usar colores fantasía en el cabello lo hace con el único fin de llamar la atención, para ellos no existe el gusto ni nada. Tal vez suceda de ese modo con unos cuantos pero no es así con todos.


 Perú es un país poco osado frente a este tema,  no está acostumbrado a experimentar ni en cuanto a moda ni en belleza (cabello, maquillaje) o modificaciones (perfos y tatuajes). Lo raro siempre les parece malo. O bien del diablo o bien de alienados de las tendencias extranjeras (que si le vimos el nuevo tinte a Katy Perry o a Lena Dunham y nos quisimos copiar -total, el peruano de copión sabe mucho, no? Pues NO, váyanse a la mierda-). Discúlpenme pero ni fueron las primeras ni mucho menos serán las últimas en ésto.

 Intentar cambiar y probar cosas nuevas no está mal y no causa ningún daño en los demás, al menos no tratándose del cabello. Que existan personas que se la pasan criticando a los otros en vez de preocuparse por ellos mismos no debe cambiar nuestro gusto ni nuestra identidad.

 Claro, si de buscar empleo se trata, claro que será un factor en contra dependiendo del tipo de labor que se llevará a cabo. Si acabas de terminar  tus estudios como defensor del derecho penal entonces llevar el cabello de pony no te dará nada de credibilidad ni porte, así que no es la opción pero qué encantador sería ver a un abogado con cabello lila! :´B déjenme ser...

 Si piensas en abrir tu negocio no necesitas presentaciones del calibre de un cóctel de la realeza dependiendo del público al que quieras llegar. Si eres tatuador, por ejemplo, qué más da :V píntate como quieras.





CUIDADOS PARA EL PONY

 Ya que les estoy comentando sobre mi experiencia con el cabello de color azul no estará de más contarles otras cositas :V además es mi blog y escribo lo que quiero :´B

 Desde que optas por un tinte atípico necesitas darle cuidados al cabello, quizá incluso cuidados a los que no tenías costumbre. En mi caso, antes del tinte no sabía de acondicionadores, ampollas o cremas de peinar; apenas usaba champú y la infaltable planchita. Luego del tinte vino el problema, problema para mí porque siempre había sido floja para esas cosas de mujeres :´V 

 Para lograr el azul índigo que elegí necesité un decolorado hasta el rubio cenizo o platino. Yo llegué al blanco en algunas zonas y mi cabello quedó jodidamente débil, más de lo normal. Por esa razón me he visto obligada a cambiar mis hábitos de cuidado cabelludo)? y, para mí, es una tortura pero lo vale, me gusta ver mi cabello incluso cuando ya necesita retoques.
@Grimes es ya un sello de la originalidad en Norte América.
 Cantante, música, directora, modelo y fresca señorita con pelo de pony.
Una de mis musas favoritas.


Miranda Ibañes
Videobloguera mexicana. Famosa amante de los tintes osados
 y líder del #PonyCrew. Imposible no reconocerla.


 Muchísimas gracias por la espera n-n y también por pasarte y leer.

 Saluditos y nos vemos en la próxima.

2 comentarios:

  1. No te preocupes por el resto del mundo, la vida no está hecha para estar agradando a todos todo el tiempo. Yo llevé el pelo rojo durante varios años en la universidad ;). Es cierto que cuando en un país y/o ciudad la gente no está acostumbrada a estéticas alternativas les llama más la atención, sobre todo para mal. Lo que hay que hacer es ignorarlos, porque si tú estás a gusto con tu pelo, tu ropa o lo que sea, es lo que te tiene que dar fuerzas.

    Un beso :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes que nada, siempre te leo y es un honor que pases por aquí <3 en la fecha en que publiqué esta entrada tenía el pelo azul y estaba súper contenta aunque a veces me coibía la gente y ahora que traigo el pelo con 2 colores fantasía me siento mejor que nunca, creí que no podría hacerle frente a algunas gentes mal intencionadas pero me la he pasado muy cómoda desde entonces. Y te doy la razón: vivir tratando de contentar al resto no es lo indicado pero a veces se nos escapa de las manos sobretodo cuando hasta te insultan en plena calle. XD me he extendido con la respuesta pero debía expresarlo)? Como sea, di pie a tu consejo y ahora ando muy segura conmigo misma que es lo importante <333 un saludo enorme, Madame~~

      Eliminar